Después de 8 años se reencontraron en Boston por un fin de semana que cambió sus planes