Mar del Plata. Una casa abrazada por el verde antiguo del bosque Peralta Ramos