Una historia de amor que sobrevivió a 162 días de distancia durante la pandemia